La fertilidad y la contaminación

La contaminación de nuestro planeta es uno de los temas que más polémica suscitan: calentamiento global, desertificación, desaparición de especies animales y vegetales, destrucción de ecosistemas…

Pero en nuestras propias casas podemos encontrar consecuencias mucho más graves de lo que pensamos por culpa de la contaminación, fruto de las emisiones descontroladas de gases y del vertido de determinados compuestos en tierra y agua: el descenso de la fertilidad, tanto en hombres como mujeres. Este fenómeno es mucho más acusado en los países industrializados, y más concretamente en áreas metropolitanas de gran tamaño, donde el contacto con compuestos tóxicos en aire y agua es permanente.

La más dañina es, sin lugar a dudas, la contaminación aérea, que se calcula causante de cerca del 37% de los problemas de baja fertilidad.

En general, este tipo de elementos perjudiciales aceleran la propia degeneración fértil del cuerpo humano, produciendo las mismas pérdidas que deberían afectar a partir de los 40 años, en individuos que apenas han llegado o superado los 30 años. La solución a estos problemas es muy complicada. Aunque idealmente el problema podría ser atajado disminuyendo las tasas de contaminación, esto requeriría tanto esfuerzo y costaría tanto dinero, que es algo completamente inviable e impensable.

De manera cotidiana, podemos tratar de frenar su avance intentando mantener un ritmo de vida saludable: ejercicio regular (preferiblemente en un ambiente apto libre de humos), manteniendo una alimentación sana y equilibrada, y tratando de no sobreexponernos a gases dañinos como el expulsado por los coches de combustión. De este hecho es fácil desprender la tendencia general a aumentar el número de donaciones de óvulos en países industrializados, donde sus pobladores sufren una mayor presión y estrés a causa de la contaminación. Pese a la creencia generalizada, no existen pruebas científicas claras de los efectos del consumo de tabaco sobre la fertilidad, si bien es sabido que el fumar afecta al aparato respiratorio de manera directa.

19
jul 2011
GUARDADO fertilidad
DISCUTIMOS 0 Comments
ETIQUETAS

,