Las seis principales causas por las que las parejas acuden a clínicas de inseminación artificial

La inseminación artificial es una tipología de reproducción asistida que se fundamenta en la colocación de semen en el interior del sistema reproductor femenino, de manera que al colocarlo lo más próximo posible al útero, los espermatozoides tengan que recorrer una menor distancia hasta llegar al óvulo.

Hay diferentes casos en los que es conveniente utilizar esta técnica:

–          Cuando hay alteraciones en el moco cervical, como por ejemplo cuando la mucosa supone un medio adverso para la subsistencia del semen; de manera que al realizar la inseminación se puede evitar que los espermatozoides atraviesen el cuello uterino.

–          Hay ocasiones en las que el propio semen del hombre tiene anticuerpos contra sus propias células de reproducción, de modo que en las clínicas se somete al semen a un lavado de esperma para luego ser introducido en el útero.

–          También hay casos en los que los hombres no pueden eyacular en el interior de la vagina por problemas de disfunción eréctil o por vaginismo, un acto reflejo en involuntario en el que los músculos de la vagina impiden total o parcialmente la penetración.

–          La eyaculación retrógrada es también otra de las complicaciones que cada vez toma mayor protagonismo. En este caso el hombre en vez de eyacular expulsando el esperma al exterior, eyacula en la vejiga.

–          Hay casos en los que se desconoce la causa de la infertilidad,  también se dan situaciones en las que hay una ausencia total de espermatozoides o la cantidad que se genera es de poca calidad ya que las células tienen poca movilidad.

–          Actualmente uno de las principales causas por las que las parejas acuden a un banco de inseminación artificial es por la infertilidad causada a raíz de tratamientos de radioterapia en tumores testiculares, en el que el hombre puede congelar su semen y luego ser depositado en el útero de la pareja.

¿Cuándo es recomendable la inseminación artificial?

La inseminación artificial es el más antiguo y efectivo método de procreación no natural. La inseminación intrauterina es la solución perfecta cuando los espermatozoides tienen problemas para introducirse en el cuello uterino, lo cual puede suceder cuando hay alteraciones de calidad en el esperma o del moco cervical, o simplemente por una incompatibilidad entre las éste y las gametas masculinas. Además, es un adecuado método ante otro tipo de problemas como la anovulación, endometriosis leve, factor tubario corregido, alteraciones ovulatorias, esterilidad sin causas aparentes, alergia al esperma y baja cantidad; o en los casos en los que el espermatozoide no puede recorrer la distancia hasta la trompa de Falopio, donde se encuentra alojado el óvulo esperando ser fecundado.

Sin embargo, para que la inseminación artificial sea un éxito, es necesario que se cumplan dos factores determinantes:

  •  Al menos una de las trompas debe de ser permeable. Para comprobar la valía de la trompa, se realiza una histerosalpingografía, que consiste en una radiografía del cuello uterino, la cavidad del útero y de las trompas de Falopio.
  •  El semen debe de cumplir, al igual, unos parámetros mínimos. Básicamente, se considera que la concentración de células móviles tras su preparación en el laboratorio tiene que superar los tres millones
12
feb 2013
GUARDADO Noticias
DISCUTIMOS 0 Comments