La inseminación artificial evita el contagio de enfermedades venéreas

Hoy día existen muchas técnicas de reproducción asistida, como por ejemplo la inseminación artificial (conyugal o de donante), fecundación in vitro, microinyección espermática, cultivo de embriones, etc., y dependiendo de las características y el problema de cada persona se elegirá un método u otro.

Hay muchas técnicas de inseminación artificial, pero la más eficaz y menos dolorosa consiste en la colocación de espermatozoides tratados en el cuello del útero de la mujer. La principal ventaja de la inseminación artificial es que es una técnica muy sencilla dada la similitud con el proceder natural, pero existen otras muchas ventajas. Se trata de una técnica completamente indolora, ya que otros métodos pueden incluir intervenciones quirúrgicas en alguna de las fases, evitando el uso de anestesia y los problemas que ésta puede conllevar. El coste de la inseminación artificial es el más económico del ámbito, puesto que no necesita tanto personal especializado para su manipulación al ser lo más parecido que hay al acto sexual en sí mismo, al contrario que ocurre, por ejemplo, con el cultivo de embriones.

La ovulación se controla gracias a la hormonación de la mujer conociendo cuál es el mejor momento para depositar el esperma, con lo que la probabilidad de acierto es extremadamente grande. El índice de acierto y éxito se encuentra en torno al 30%, lo cual es bastante en este campo y teniendo en cuenta además su coste económico.

Además, es muy importante destacar que la reproducción asistida evita la transmisión de enfermedades venéreas al encontrarse las muestras totalmente analizadas y optimizadas. Las desventajas son mínimas como el embarazo múltiple o la hiperestimulación ovárica. Pero sin lugar a dudas es la más recomendable en el caso de tener elección.

13
feb 2013
GUARDADO Tecnicas
DISCUTIMOS 0 Comments

La microinyección intracitoplasmática de espermatozoides

La microinyección intracitoplasmática de espermatozoides o ICSI (llamado así por sus siglas en inglés, Intra Cytoplasmic Sperm Injection) es una técnica de reproducción asistida usada cuando la fecundación invitro o FIV no resulta. En este caso el espermatozoide se inyecta directamente en el óvulo consiguiendo la fecundación del óvulo en la mayoría de los casos. El proceso para fecundar un óvulo mediante inyección intracitoplasmática es el mismo que para una fecundación in vitro normal (cambiando el modo de fecundación), cuando el óvulos está fecundado y los embriones se desarrollan se implantan en la madre de la misma forma que en el caso de la fecundación invitro.

Al igual que en la fecundación invitro los óvulos pueden proceder tanto de la madre como de una donante. En este caso se dan más posibilidades de que un hombre que tiene esperma de baja calidad pueda tener un hijo biológico. En hombres con azoospermia (carencia de espermatozoides en la eyaculación) se pueden obtener los espermatozoides e implantarlos en el óvulo. Si el hombre es estéril o en el caso de una madre soltera puede usarse esperma procedente de un banco de semen. Cuando los óvulos son de baja calidad las probabilidades de fecundación disminuyen.

La ISCI tiene un alto porcentaje de éxito, pero pueden darse casos que debido a malformaciones o baja calidad de óvulos y/o espermatozoides no pueda conseguirse la fecundación por este método. En estos casos, repitiendo la operación podría llegar a conseguirse un embarazo (aunque las probabilidades son bajas), la microinyección de espermatozoides puede realizarse tantas veces como se desee.

La microinyección intracitoplasmática de espermatozoides es un proceso más costoso que la fecundación in vitro, pero tiene más probabilidades de éxito, por lo que dependiendo del tipo de infertilidad el médico puede recomendar una ICSI antes que una fecundación invitro.

05
ago 2011
GUARDADO Tecnicas
DISCUTIMOS 0 Comments