Técnica de capacitación espermática

La capacitación espermática no es sino la relación de mutaciones físicas que sufre el semen en la cavidad genital femenina. Estas pruebas también pueden llevarse a cabo en el laboratorio mediante técnicas in vitro. Dicha técnica tiene además como fin eliminar los residuos seminales y las células muertas, con el fin de seleccionar las mejores células.

Una de las formas de realizar este cultivo es mediante la técnica denominada ‘swim-up’, en el que se introduce una cantidad determinada de semen en un tubo de ensayo y los espermatozoides más fuertes nadan hacia la superficie en un espacio de tiempo de media hora a una hora. Las células más fuertes serán las encargadas de fecundar al óvulo.

En la técnica de centrifugación, el esperma se mezcla con unos líquidos de diferentes densidades y los que consigan atravesarlo serán los elegidos para llevar a cabo la inseminación intrauterina, la fertilización in vitro o ICSI, además tendrán un aspecto diferente a los demás.

Según el número de espermatozoides que hayan sobrevivido a esta prueba, harán que la pareja tenga más posibilidades de concebir. El hecho de que haya menos de dos millones de espermatozoides habilitados harán que haya menos probabilidades de embarazo; sin embargo, si después de la capacitación se obtiene un millón de espermatozoides con buena capacitación, la técnica ICSI será la más apropiada.

22
mar 2013
GUARDADO fertilidad
DISCUTIMOS 0 Comments

Seminograma, la prueba que determina la calidad del esperma del paciente

Cada vez más las parejas aplazan el momento de concebir un hijo, ya que tienen como prioridades el desempeño de sus carreras profesionales y la estabilidad económica. Además de estos factores cobran mayor importancia el disfrute de los momentos de ocio como viajar, disfrutar de la soltería, etc.

Al igual que se reclaman los servicios de inseminación artificial en la seguridad social, las parejas acuden con la misma asiduidad a las clínicas privadas, quienes aseguran que los porcentajes de parejas con problemas de infertilidad siempre han sido los mismos, sin embargo ahora ha cambiado el momento en el que las mujeres deciden ser madres, rondando los 34 años de media.

Cuando una pareja acude a una clínica, la primera cita se basará en responder a una relación de preguntas con las que se valorará si se cumplen los principales requisitos; en el caso de que la madre tenga menos de 35 años de edad interesará saber si la pareja lleve manteniendo relaciones sexuales durante dos años sin ningún tipo de protección, y en el caso de que sea mayor de 35 bastará con un año de intento.

La siguiente cita se basará en hacerle una prueba de seminograma al varón para acreditar que su esperma es de buena calidad, resultados que se obtendrán en apenas dos horas y en los que se evaluarán aspectos como la movilidad y la motilidad. Si el resultado de esta prueba sale negativo, lo más normal es solicitar una biopsia testicular para evaluar si hay algún tipo de problema a la hora de que los espermatozoides se unan al semen al eyacular

21
mar 2013
GUARDADO fertilidad
DISCUTIMOS 0 Comments
ETIQUETAS

,