Los óvulos se vuelven pegajosos para “capturar” los espermatozoides

Al mas puro estilo de “a un panal de rica miel“, resulta que el gameto femenino, el óvulo, se recubre de un tipo específico de molécula de azúcar, si, de azucar, que ayuda a que el espermatozoide, el gameto masculino, se quede pegado a la superficie del óvulo y pueda entrar en el núcleo sin problemas.

La cadena de azúcares encontrada es una cadena conocida como Sialyl-Lewis-X (SLex) y es esta cadena, abundante en toda la superficie de la célula, y es la que permite que el óvulo quede adherido a la superficie.

 

Y esta sustancia pegajosa está siendo estudiada por dos cuestiones fundamentales: Crear un anticonceptivo que impida al óvulo a “captar” los espermatozoides y para mejorar la fertilidad, aumentando esta capa para que se incrementen las posibilidades de que el espermatozoide se quede pegado en una inseminación natural.

El estudio, publicado en la prestigiosa revista americana Science, es fruto del trabajo del Imperial College de Londres, la academia Sínica de Taiwan, la universidad de Missouri y la universidad de Honk Kong, capitaneado por Anne Dell. En la investigación se usó una tecnología de imágenes ultra sensible en pos de conocer aquellas moléculas que forman parte del proceso reproductivo eran mas importantes.

Los detalles que descubrimos aquí completan una enorme brecha en nuestro conocimiento de la fertilidad y esperamos que finalmente ayuden a muchas de las personas que actualmente no pueden concebir.

El estudio revela que el espermatozoide reconoce al óvulo gracias a unas proteínas que el gameto masculino tiene en la cabeza, que reconocen y encuentran esos azúcares en la cubierta exterior del óvulo, por lo que esta proteína azucarada cumple una doble función, permitir al espermatozoide pegarse al óvulo y reconocer al gameto femenino.

24
ago 2011
GUARDADO Noticias
DISCUTIMOS 0 Comments
ETIQUETAS

,

La microinyección intracitoplasmática de espermatozoides

La microinyección intracitoplasmática de espermatozoides o ICSI (llamado así por sus siglas en inglés, Intra Cytoplasmic Sperm Injection) es una técnica de reproducción asistida usada cuando la fecundación invitro o FIV no resulta. En este caso el espermatozoide se inyecta directamente en el óvulo consiguiendo la fecundación del óvulo en la mayoría de los casos. El proceso para fecundar un óvulo mediante inyección intracitoplasmática es el mismo que para una fecundación in vitro normal (cambiando el modo de fecundación), cuando el óvulos está fecundado y los embriones se desarrollan se implantan en la madre de la misma forma que en el caso de la fecundación invitro.

Al igual que en la fecundación invitro los óvulos pueden proceder tanto de la madre como de una donante. En este caso se dan más posibilidades de que un hombre que tiene esperma de baja calidad pueda tener un hijo biológico. En hombres con azoospermia (carencia de espermatozoides en la eyaculación) se pueden obtener los espermatozoides e implantarlos en el óvulo. Si el hombre es estéril o en el caso de una madre soltera puede usarse esperma procedente de un banco de semen. Cuando los óvulos son de baja calidad las probabilidades de fecundación disminuyen.

La ISCI tiene un alto porcentaje de éxito, pero pueden darse casos que debido a malformaciones o baja calidad de óvulos y/o espermatozoides no pueda conseguirse la fecundación por este método. En estos casos, repitiendo la operación podría llegar a conseguirse un embarazo (aunque las probabilidades son bajas), la microinyección de espermatozoides puede realizarse tantas veces como se desee.

La microinyección intracitoplasmática de espermatozoides es un proceso más costoso que la fecundación in vitro, pero tiene más probabilidades de éxito, por lo que dependiendo del tipo de infertilidad el médico puede recomendar una ICSI antes que una fecundación invitro.

05
ago 2011
GUARDADO Tecnicas
DISCUTIMOS 0 Comments

Criopreservación

Los avances científicos han hecho posible se puedan preservar óvulos, semen e incluso embriones sin dañarlos. La técnica de preservación consiste en la congelación a temperaturas muy bajas. Se recomienda la criopreservación en personas que van a someterse a tratamientos de quimioterapia, antes de operaciones médicas que puedan afectar a la fertilidad o simplemente personas que quieren posponer la maternidad o paternidad y prefieren congelar sus óvulos o esperma en previsión de futuros problemas que pudieran surgir.

Es posible conservar óvulos, embriones, tejido ovarios y esperma. En la criopreservación de óvulos se realiza un tratamiento hormonal para que la mujer produzca varios óvulos, en el momento que los óvulos estén formados  se extraerán por punción en una intervención que no dura más de 20 minutos y donde se aplica anestesia local. Una vez obtenidos los ovocitos se procede a la criopreservación mediante vitrificación. Los óvulos permanecen en el centro hasta que la mujer solicita la descongelación.

En la criopreservación de embriones se aplican los mismos pasos que para la congelación de óvulos, pero estos se fecundan por técnica invitro y después se procede a la crioconservación.

En la criopreservación del tejido ovárico se extraen fragmentos del tejido ovárico  mediante cirugía laparoscópica y después se procede a la vitrificación. Este tejido puede ser implantado de nuevo posteriormente.

En la criopreservación de esperma es un proceso muy sencillo una vez obtenida la muestra, si es de buena calidad se procede directamente a la congelación y a un banco de semen.

Gracias a las técnicas de congelación empleada actualmente es posible garantizar la conservación de esperma, óvulos, embriones y tejido ovárico sin límite de tiempo. La crioconservación garantiza la inalteración de las células conservadas, por lo que estas mantienen sus funciones en los mismos niveles que antes de la vitrificación.

La reproduccion asistida

La reproducción asistida es una técnica usada en casos de esterilidad o infertilidad tanto masculina como femenina y tiene como finalidad conseguir que se produzca un embarazo de una manera artificial.

Entre las técnicas de reproducción asistida se distinguen la inseminación artificial y la fecundación in-vitro:

a) La inseminación artificial consiste en la colocación de los espermatozoides en el aparato reproductor femenino de una manera artificial, se realiza en clínicas de fertilidad bajo control médico. Su finalidad es conseguir un embarazo normal.

b) La fecundación invitro consiste en la extracción de los óvulos de la mujer para ser fecundados con el esperma en laboratorio, cuando los óvulos están fecundados se implantan en el útero de la mujer para que se desarrolle el embarazo. Al igual que la inseminación artificial, la fecundación invitro se realiza bajo estricto control médico en clínicas de fertilidad.

En ambos casos se complementa la reproducción asistida con un tratamiento hormonal de hiperestimulación ovárica cuya finalidad es el aumento de las posibilidades de embarazo. Antes de proceder con cualquier técnica de reproducción asistida en necesario garantizar que la calidad de óvulos y espermatozoides es óptima, para ello se realizan pruebas tanto a los padres como al esperma y los óvulos que van a ser utilizados.

Aunque se produzca un embarazo, hay un riesgo de aborto, especialmente durante las primeras semanas. También hay posibilidades de un embarazo múltiple derivado de la hiperestimulación ovárica. Al ser un método artificial es posible que la mujer contraiga infecciones, que normalmente no son graves. En estos casos se suspenderá el tratamiento hasta que la infección remita, pudiéndose realizar nuevamente la inseminación artificial o fecundación in vitro.

En todos los tratamientos de fecundación artificial se proporciona asistencia psicológica para proporcionar apoyo durante todo el proceso ante las adversidades que puedan surgir.

28
jul 2011
GUARDADO Tecnicas
DISCUTIMOS 0 Comments

La primera Inseminación Artificial

El nacimiento de la primera inseminación artificial registrada en la historia, o al menos en la escrita, está teñida de hechos históricos trágicos e intrigas palaciegas. Allá por el siglo XV, en al año 1455, Juana de Avis y Aragón, Infanta de Portugal y reina consorte de Castilla, tomó matrimonio con Enrique IV de Castilla.

Enrique, más conocido como “el impotente”, acababa de anular su actual matrimonio con Blanca de Aragón, con la que no logró tener ninguna descendencia. Su matrimonio con Juana no fue mejor, y se hizo famosa su negligente atención de las necesidades conyugales. La corte, preocupada por la aparente incapacidad de Juana por quedarse embarazada, mandaron llamar a toda una colección de “científicos” (si podían recibir aquel nombre en la Castilla de la época) para que examinasen al Rey en busca de posibles problemas para dejar embarazada a su reina.

Estos científicos, llegaron a una conclusión: el esperma de Enrique (que por aquel entonces, no se sabía que contenía espermatozoides, descubrimiento que debió esperar a las observaciones de Antonij van Leeuwenhoek en el año 1677 vía su precoz microscopio) no estaba alcanzando el lugar apropiado en la matriz de Juana.

Para poder solventar este incomodo problema, idearon una pequeña cánula con forma de trompetilla, que fabricaron en oro pues no concebían que un metal de menor vileza pudiera tocar a una reina, y llevaron a cabo un hecho histórico: el primer intento de inseminación artificial, en el que trataron de introducir, de manera no natural, el semen del hombre en lo más profundo de la matriz femenina.

El experimento, como puede preverse, fracasó estrepitosamente.

Años después, en el año 1462, Juana quedó embarazada de su primera y única hija, a la que puso el mismo nombre. Este hecho no generó confianza en la nobleza cercan a la corte, que la acusaron de haber tenido relaciones con Beltrán de la Cueva, uno de los más cercanos consejeros de la corona, y fue expulsada y repudiada, tanto ella como su hija.

27
jul 2011
GUARDADO Tecnicas
DISCUTIMOS 0 Comments
ETIQUETAS

La fertilidad y la contaminación

La contaminación de nuestro planeta es uno de los temas que más polémica suscitan: calentamiento global, desertificación, desaparición de especies animales y vegetales, destrucción de ecosistemas…

Pero en nuestras propias casas podemos encontrar consecuencias mucho más graves de lo que pensamos por culpa de la contaminación, fruto de las emisiones descontroladas de gases y del vertido de determinados compuestos en tierra y agua: el descenso de la fertilidad, tanto en hombres como mujeres. Este fenómeno es mucho más acusado en los países industrializados, y más concretamente en áreas metropolitanas de gran tamaño, donde el contacto con compuestos tóxicos en aire y agua es permanente.

La más dañina es, sin lugar a dudas, la contaminación aérea, que se calcula causante de cerca del 37% de los problemas de baja fertilidad.

En general, este tipo de elementos perjudiciales aceleran la propia degeneración fértil del cuerpo humano, produciendo las mismas pérdidas que deberían afectar a partir de los 40 años, en individuos que apenas han llegado o superado los 30 años. La solución a estos problemas es muy complicada. Aunque idealmente el problema podría ser atajado disminuyendo las tasas de contaminación, esto requeriría tanto esfuerzo y costaría tanto dinero, que es algo completamente inviable e impensable.

De manera cotidiana, podemos tratar de frenar su avance intentando mantener un ritmo de vida saludable: ejercicio regular (preferiblemente en un ambiente apto libre de humos), manteniendo una alimentación sana y equilibrada, y tratando de no sobreexponernos a gases dañinos como el expulsado por los coches de combustión. De este hecho es fácil desprender la tendencia general a aumentar el número de donaciones de óvulos en países industrializados, donde sus pobladores sufren una mayor presión y estrés a causa de la contaminación. Pese a la creencia generalizada, no existen pruebas científicas claras de los efectos del consumo de tabaco sobre la fertilidad, si bien es sabido que el fumar afecta al aparato respiratorio de manera directa.

19
jul 2011
GUARDADO fertilidad
DISCUTIMOS 0 Comments
ETIQUETAS

,

¡Hola mundo!

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡y comienza a publicar!.

19
jul 2011
GUARDADO Sin categoría
DISCUTIMOS 0 Comments
ETIQUETAS